Mejora tu matrimonio con un poco de inteligencia emocional

¿Te gustaría que tu matrimonio fuera mucho más gratificante? Si tu respuesta es «sí», te daré algunos consejos para que puedas «endulzar» tu relación añadiendo algo de inteligencia emocional.

Ya hablamos bastante sobre inteligencia emocional. Lo definimos como la habilidad de usar tus emociones, sentimientos, estados de ánimo – y las emociones, sentimientos, estados de ánimo de otros – como una fuente de información que te permita tomar mejores decisiones.

Para desarrollar y aplicar tu inteligencia emocional, debes aumentar tu autoconciencia, aprender a manejar y aprovechar tus emociones, y desarrollar habilidades, como la de escuchar, que te hacen más efectivo al interactuar con otras personas.

Como probablemente sepas, hay una considerable investigación empírica que indica que quienes aplican la inteligencia emocional a sus vidas tienen más éxito que quienes no lo hacen.

Lo mismo ocurre en las relaciones de pareja. Los matrimonios que aplican la IE tienen mucho más éxito que los que no lo hacen.

Construyendo la conciencia de tu matrimonio

Una alta conciencia de tí mismo te dice cuáles son tus nutrientes emocionales: los factores que necesitas para prosperar. Pero para que un matrimonio prospere, tú y tu pareja tienen que ser conscientes de los nutrientes emocionales del otro, para que puedan ayudarse mutuamente a satisfacer sus necesidades.

Lo que necesitamos para crecer cambia todo el tiempo, por lo que es esencial en un matrimonio que aplica la inteligencia emocional estar siempre pendiente de si el matrimonio está suministrando o no los nutrientes emocionales a su pareja. Cuando la pareja siente que su relación le ayuda a crecer, se siente motivada a seguir adelante.

Aquí hay un ejercicio de IE que puedes hacer con tu pareja:

  • Cada uno, independientemente, hace dos listas:
  • En la primera lista anotan sus tres nutrientes emocionales más importantes.
  • En la segunda lista escriben los que creen que son los tres nutrientes emocionales más importantes para su pareja.
  • Intercambien la lista y usen los resultados para pensar en cómo el matrimonio puede mejorar en el cumplimiento de sus nutrientes emocionales.

Manejo de las emociones en el matrimonio

Las emociones impactan en el desempeño para bien o para mal. Algunas emociones, como la ira y la ansiedad, pueden mejorar o impedir las relaciones y el rendimiento, mientras que la confianza, el optimismo, la tenacidad y el entusiasmo suelen mejorar el rendimiento y hacer que las relaciones sean productivas. La depresión casi siempre impide el rendimiento y tiene un efecto a largo plazo de amargar la relación.

La implicación aquí es que los matrimonios que pueden manejar la ira y la ansiedad de manera ventajosa, que pueden evitar la depresión, y pueden crear confianza, optimismo, tenacidad y entusiasmo, serán más gratificantes que aquellos que dejan que la ira y la ansiedad se les vaya de las manos o que son incapaces de generar momentos felices.

¿Qué es lo que hace difícil manejar las emociones del matrimonio?

El pasaje emocional que se produce cuando estás con tu pareja, es un proceso llamado contagio emocional. El término se refiere al hecho bien documentado de que las emociones se pueden comparar con un virus social en el que se propagan de una persona a otra. En otras palabras, tu puedes literalmente atrapar la ira, la ansiedad y la depresión de tu pareja, o de manera similar, puedes infectar el estado de ánimo de tu pareja con confianza y entusiasmo.

Usar el contagio emocional a tu favor es la clave para manejar las emociones que impactan tu matrimonio. Hay muchas habilidades que necesitarás aprender.

El primer paso es asegurarte de que puedes «relajarte en el momento oportuno». Hacerlo refleja el uso de tu capacidad de IE de ser capaz de regular tu excitación emocional. Ser capaz de regular tu excitación emocional te permite inmunizarte para captar las emociones de tu pareja, permitiéndote así mantener una perspectiva emocional adecuada, algo que normalmente se pierde cuando ambos miembros de la pareja experimentan ira, ansiedad, frustración y miedo.

Estas emociones típicamente aumentan la excitación emocional y causan una rigidez mental que impide hacer interpretaciones precisas de la situación y generan comportamientos contraproducentes, como una pelea a gritos o salir furiosamente de la casa. Además, cuando ambos miembros de la pareja experimentan simultáneamente estas emociones, la tendencia es que cada uno alimente al otro, causando una espiral ascendente que alimenta la agitación emocional. Este es el peligro de contagio emocional.

Cuando ambos miembros de la pareja pueden regular su excitación emocional, cada uno es capaz de hacer interpretaciones precisas de la situación y, al hacerlo, se liberan de la influencia negativa de las emociones del otro; no se grita a la pareja porque ella le haya gritado, o no se pone ansioso cuando la ansiedad de la pareja por los gastos de la casa se le va de las manos.

Mantenerse relajado frente a estas emociones permite, al menos a una persona del matrimonio, mantener una perspectiva emocional adecuada y así guiar el matrimonio hacia mejores fundamentos.

Puede que sea necesario consultar un psicólogo en Atocha para que la ira, la ansiedad y el miedo no se salgan de control. Muchas veces también será beneficioso hacer terapia de pareja en Atocha para encontrar este equilibrio y crear conciencia de la relación… ¡más vale prevenir que curar!

Deja un comentario